Seguro para perros

976 549 222

Displasia de cadera en perros: Síntomas, tratamiento y operación.

Seguro que en tu barrio hay algún vecino perruno que la padece, y es que la displasia en perros es una enfermedad desgraciadamente muy común. En este post te explicamos en qué consiste, cómo prevenirla y qué tratamiento existen

¿Qué es la displasia de cadera en perros?

Lo primero que debes conocer es qué es exactamente la displasia.

Esta enfermedad se basa en una deformidad de la articulación coxofemoral de la cadera de tu perro. Esta articulación une el fémur del perro con la pelvis y en medio se encuentra la cabeza del fémur, encargada de moverse en el hueco de su pelvis.

Se trata de una enfermedad hereditaria y suele desarrollarse en torno a los 5 primeros meses de edad del perro. En esta edad de crecimiento del cachorro, su pequeña cadera no adapta la forma correcta y tiende a desplazarse hacia uno de los laterales.

Sin embargo, sus síntomas no suelen aparecer hasta que la mascota es adulta. Y es que por desgracia, se trata de una enfermedad degenerativa muy dolorosa para los perritos que empeora con la edad al desgastarse sus articulaciones.

¿Cuáles son los síntomas de la displasia de cadera canina?

Si la enfermedad se encuentra en sus fases iniciales, los síntomas son prácticamente imperceptibles, sin embargo, poco a poco irán manifestándose. Los síntomas son:

-Notarás que tu perro no tienes ganas de jugar, correr, saltar o de subir y bajar escaleras.

-Puede cojear o mostrar dificultad para mover son normalidad sus patas traseras.

-Muestra signos de dolor u oyes chasquidos.

Deberás tener en cuenta que estos síntomas no siempre se dan y que pueden ser intermitentes. Por ello, cuando veas alguno de estos síntomas, aunque solo sea durante uno o dos días, no dudes en acudir a tu veterinario para que revise a tu perrito y lo diagnostique.

¿Es posible prevenir la displasia en perros?

Como te hemos dicho, se trata de una enfermedad hereditaria pero es cierto que existen algunos “trucos” para evitarla:

-Alimenta a tu cachorro únicamente con pienso de calidad, limitando las tomas administradas, principalmente entre los 3 y 8 meses de vida del perro. Y es que, evitar el sobre peso en estos meses de desarrollo ayudará a que el desarrollo de su cadera sea el correcto.

-Evita los ejercicios bruscos mientras sea cachorro. Opta por el ejercicio moderado, favorecerá su desarrollo muscular que estabilizará sus articulaciones sin sobrecargarlas. Además, con las visitas regulares al veterinario comprobarás el estado de sus articulaciones y cómo se están desarrollando. Recuerda que con nuestro seguro veterinario para perros, podrás llevar a tu mascota al especialista que quieras, para evitar sustos y que esté siempre sano y fuerte.

¿Cuál es el tratamiento para esta enfermedad?

Hay muchas formas de ayudar, más allá de los tratamientos médicos o las operaciones, a un perro con displasia de cadera. En primer lugar, es muy recomendable reducir la carga en la cadera, ya sea reduciendo el peso de tu mascota o ayudándote con una silla de ruedas, esta ayudará a que el animal realice ejercicio moderado y sin dolor.

De hecho, este ejercicio será vuestro gran aliado a la hora de mejorar la masa muscular haciendo que aguante mejor el mal desarrollo articular. En este sentido, son grandes aliados también la fisioterapia y los masajes, que te permitirán tener siempre a tu mascota en un correcto estado muscular.

Puedes ayudar a tu perro con diplasia si proteges la articulación del frío con mantas térmicas además de utilizar una cama de viscoelástica para su descanso. Evitando la humedad y el frío conseguirás que el perro se sienta más cómodo y descanso, por lo que luego tendrá más energía para moverse y hacer ejercicio.

Un arnés especial puede ayudar mucho a tu perrito con displasia

Cuando salgáis a pasear para cumplir ese ejercicio moderado diario, es muy recomendable que utilices un arnés elevador para ayudarle en caso de tropiezo o caída.  Y es que, además del desarrollo de medicamentos para el dolor, existen una gran cantidad de soportes y arneses específicos para los perros con displasia. Todo ellos ayudarán a estabilizar la cadera de tu perro ofreciéndole soporte en la articulación, por lo que se estimulará en grupo muscular evitando que se atrofie.

Así que recuerda, un diagnóstico a tiempo y una buena prevención desde cachorros puede ahorrar a tu perro muchos problemas con su cadera. ¿A qué esperas para contratar ya su Seguro médico para perros?