Cómo limpiar las orejas de un perro

Lunes, 26 Octubre, 2020
Categorias: 

Dotados de una capacidad auditiva muy superior a la de los humanos, los perros llegan incluso a mover sus orejas para escuchar mejor siendo el oído uno de sus sentidos más desarrollados. Además de esto, también pueden expresar emociones y comunicarse con los movimientos que hacen con ellas. Conociendo su importancia, ¿sabes cómo limpiar las orejas de un perro?

Según la raza de tu mascota

Dependiendo de la raza de tu mascota, la morfología de sus orejas puede ser muy diferente: desde cortas y puntiagudas a largas y caídas pasando por muchas opciones intermedias. En cualquier caso, la higiene en esta parte de su cuerpo resulta fundamental por su sensibilidad y por ser una zona bastante propensa a acumular suciedad que derive en infecciones u otros problemas de salud.

Si no sabes cómo limpiar las orejas de un perro es importante que te asesores por un veterinario para hacerlo de forma correcta y no dañar su oído interno. Es recomendable revisarlas al menos una vez a la semana en un lugar con buena luz (habiéndonos lavado las manos previamente) para calibrar el nivel de suciedad y si podremos realizar la limpieza por nuestra cuenta.

¿Cuales son los pasos a seguir para la limpieza?

El proceso es sencillo, en primer lugar, debemos enrollar una gasa en nuestro dedo e introducirla con cuidado en su oído con mucha delicadeza por tratarse de una zona muy sensible para ellos. Después de realizar movimientos circulares tratando de cubrir toda la pared de su conducto auditivo, sacaremos la gasa y comprobaremos la cantidad de cera y restos de suciedad adherida. Repetiremos esta operación con diferentes gasas hasta que estas salgan limpias recordando que nunca debemos usar la misma gasa con oídos diferentes ya que podríamos transmitir una infección o bacteria de una a otra, un error de principiante cuando nos planteamos cómo limpiar las orejas de un perro. Si no disponemos de gasas, aunque siempre es mejor optar por esta opción, podemos utilizar papel higiénico que no sea áspero, pero nunca bastoncillos ya que en un mal movimiento podríamos provocarle lesiones.

Durante el proceso debemos fijarnos en las señales que harían urgente una visita al veterinario con nuestra mascota. El mal olor puede indicar una infección y una suciedad excesiva, comparada con otras ocasiones en las que hayas realizado la operación, puede significar la presencia de hongos o parásitos.

Recuerda que ante cualquier problema de salud debes acudir a un profesional, evitando cualquier remedio casero que ponga en riesgo el bienestar de tu fiel compañero. Dale siempre los mejores cuidados y cuenta con nuestra ayuda para velar por su seguridad.

Volver al blog

Seguros para perros

© Kalibo Seguros

Kalibo seguros Asefa seguros
Top