Seguro para perros

976 549 222

¿Cómo acostumbrar a tu perro a quedarse solo en casa?

Sabemos que te da mucha pena dejar a tu perro solo en casa y seguro que te preocupa cómo se comporta y cómo se siente cuando no estás.

Y es que, acostumbrar a tu perro a quedarse solo en casa puede ser todo un reto. Ellos nos ven como miembros de su manada, lo más adecuado, es enseñarles desde pequeños que quedarse solos en casa no es sinónimo de que nos haya ocurrido nada.

Está claro que no van a entender que nos vamos a hacer alguna gestión a la que no pueden acompañarnos o que tenemos que ir a trabajar, pero sí que estar en casa es sinónimo de entretenimiento y también de descanso. Y que volveremos con ellos siempre.

¿Cuánto tiempo puede quedarse solo un perro en casa?

A pesar de que dejar a tu perro en casa sea irremediable, intenta reducir lo más posible el tiempo que le dejas sin compañía humana en tu hogar. Aunque se trate de un perro tranquilo, los perros pueden desarrollar problemas de ansiedad si están solos en casa demasiado tiempo. 

El primer aspecto que debes tener en cuenta a la hora de calcular cuánto tiempo como máximo puede estar tu perro solo en casa es su edad.

-Si tu perro es cachorro, el tiempo máximo para dejarlo solo es de 2 horas al día. Los perros tan jóvenes no están acostumbrados a estar solos y pueden desarrollar ansiedad por separación. Además, para que aprendan a “ir al baño” en la calle, es recomendable sacarlos cada 2 o 3 horas.

-Si tu perro es adulto, es decir, tiene más de 18 meses, puedes dejarlo solo de 4 a 6 horas al día. Ellos ya están acostumbrados a estar solos en casa y aprovechan a dormir cuando tú no estás.

-Si tu perro es muy mayor, es recomendable acortar este tiempo debido a que algunos necesitan salir a orinar con más frecuencia. Intenta reducir el tiempo de 2 a 5 horas.

¿Cómo puedo enseñar a mi perro a que esté solo en casa?

1. Comienza dejando a tu perro solo en casa poco tiempo y ve ampliándolo poco a poco

Si has adoptado un cachorro, comienza dejándolo solo pequeños ratos (aunque no tengas nada que hacer) para que se vaya acostumbrando. De esta manera perderá el miedo a quedarse solo y podrás ir ampliando estas salidas poco a poco sin generarle ningún estrés.

2. Prémiale cuando esté tranquilo y se porte bien en casa.

Aunque es normal que algunas veces tu perro llore un poquito cuando te vas o haga alguna trastada en tu ausencia, intenta fomentar con premios los buenos comportamientos mientras estés en casa; cuando se relaje, cuando juegue con sus juguetes o cuando utilice sus sitios de descanso. Así aprenderá que son comportamientos positivos y que tienen una recompensa

3. Invierte en tiempo de calidad con tu perro

Las prisas del día a día hacen que no estemos 100% muchas veces en nuestros paseos con nuestros perros. Intenta que todo el tiempo que paséis juntos (paseando, jugando en casa, con otros perros en el parque…) sea de calidad y estimulante para él. De esta forma, llegará a casa con todas sus necesidades sociales y de juego cumplidas y con más ganas de descansar.

4. Trabaja con un veterinario o un adiestrador especializado

Contar con la ayuda de un profesional puede hacer de este reto algo mucho más sencillo. Un adiestrador puede ayudar a tu perrito a adaptarse de una forma mucho más rápida, reduciendo al mínimo las posibilidades de que algo salga como no se esperaba. En el caso de que nuestro perrito tenga síntomas o pueda llegar a encontrarse mal por esta situación, contar con un seguro veterinario para perros hará que la posibilidad de tratarlo trabajando con un veterinario profesional sea mucho más sencillo.

¿Qué problemas puede traer dejar demasiado tiempo a tu perro solo en casa?

Las consecuencias de dejar demasiado tiempo a tu perro solo en casa pueden son muchas. Las más graves quizás sean los episodios de ansiedad y estrés pueden derivar en la aparición de comportamientos disruptivos similares a los efectos del estrés postraumático en las personas.

Es posible que si no se gestiona bien la situación, nuestro perro llegue a ladrar cuando se quede solo, o incluso llorar por la ansiedad que le produce la situación. Tenemos que ser responsables y plenamente conscientes del tiempo que lo dejamos en casa sin compañía, ya que si empezamos con mal pie, eso puede dejar marcado a nuestro perrito, haciendo que su reeducación sea mucho más compleja y difícil.

Esto es consecuencia también de que ellos tienen un concepto del tiempo mucho mayor que nosotros, además de que no son conscientes de que su cuidador va a regresar.

Si tienes más dudas acerca de cómo acostumbrar a tu perro a estar solo en casa o empiezas a ver algún comportamiento extraño, no dudes en acudir tu veterinario, él es el que mejor puede asesorarte siempre.