Caninoterapia, terapia asistida con perros

Jueves, 10 Diciembre, 2020
Categorias: 

Esa amistad sin esperar nada a cambio que nos ofrecen nuestras mascotas, ...

esa capacidad para estar siempre a nuestro lado con muestras de cariño y ese amor que sentimos al llegar a casa y nos miran con alegría son características que cualquiera que tenga un compañero así ha experimentado alguna vez. Un cóctel perfecto que ha hecho que la terapia asistida con perros, conocida técnicamente como caninoterapia, sea una opción cada vez más recomendada para personas que requieren tratamientos físicos o psicológicos.

Los problemas de movilidad, de conducta o a nivel psicológicos son las principales dolencias para las que se usan este tipo de terapias. El primer objetivo es impedir que el trastorno avance, con el paso del tiempo y siempre como un complemento al tratamiento principal se podrá observar que algunas dolencias específicas remiten a la vez que se forma un vínculo más especial con el animal.

¿Sirve cualquier raza de perro para este tipo de terapias?
Existen razas con una serie de características muy definidas que las hacen especialmente indicadas para la terapia asistida con perros. Labradores y Golden Retriever son candidatos ideales si son entrenados desde cachorros para estas funciones. Y es que las cualidades fundamentales que un can tiene que reunir para participar en estos ejercicios es una gran capacidad de aprendizaje, mucha docilidad y ausencia de agresividad ya que en algunos ejercicios el paciente puede realizar movimientos fuertes que sin haber sido preparado previamente asustarían al animal.

¿En qué consiste la terapia asistida con perros?
Todas las actividades se realizan con la supervisión de un especialista que dirigirá las acciones del paciente y el perro. Desde pequeños paseos para mejorar la movilidad y el equilibrio a acariciar con cuidado al perro para interiorizar estímulos y sentimientos positivos. También se puede subir el ritmo con pequeños juegos y circuitos de agilidad en el que el paciente recupera reflejos y paciencia con el apoyo y protección que le ofrece el perro.
Por último, resulta interesante repasar los beneficios que el paciente tendrá con estas terapias. El primer signo que se observa es una mejora en el estado de ánimo. Poco a poco se podrá trabajar en reducir los altos niveles de stress, ganar en autoconfianza, paciencia y autoestima.

En los casos más complicados, se puede trabajar los reflejos, coordinación y movilidad de los pacientes con dolencias físicas y para el caso de trastornos como el Alzheimer, el autismo o el síndrome de Down realizar ejercicios enfocados a mejorar la capacidad de comunicación verbal, no verbal y la memoria.

Nuestros animales de compañía nunca dejan de sorprendernos, siempre tienen algo más que ofrecernos sin pedir nada a cambio. Disfruta de los beneficios de tener un perro en tu vida y dale todos los cuidados y protección que se merece.

Volver al blog

Seguros para perros

© Kalibo Seguros

Kalibo seguros Asefa seguros
Top